11 Razones Por Las Que Es Arriesgado Presentar Cualquier Prueba A Un Juicio.*

prueba ilícitaSe considera prueba ilícita aquella en cuya obtención u origen se hayan vulnerado derechos o libertades fundamentales, o aquella cuyo contenido sea el que vulnere esa clase de derechos.

No obstante, es posible que existan pruebas que no vulneren derechos fundamentales protegidos constitucionalmente, pero vulneren cualquier otra norma, conociéndose las mismas como pruebas irregulares.

Dichas pruebas, a diferencia de las ilícitas, serán admisibles en el proceso para que el tribunal las tenga en cuenta con independencia de la responsabilidad en la que pueda incurrir quien haya infringido un determinado derecho.

En consecuencia sólo será inadmisible en un procedimiento judicial la prueba ilícita que vulnere derechos o libertades fundamentales, siendo admisible la mencionada prueba irregular, sin perjuicio de la responsabilidad civil, penal o administrativa dependiendo de cada caso, que se le pueda exigir a quien haya infringido los derechos.

Los siguientes once puntos nos ayudarán a identificar la clase de pruebas que no se pueden aportar a un juicio o que, al menos, puede ser arriesgado hacerlo.

1. Es lícita la aportación de extractos bancarios a nombre de la ex pareja, cuando de sus fechas se pueda presumir que la parte que lo aporte tuvo acceso lícito a ellos durante la convivencia, así como cuando los gastos cargados estén relacionados con la economía doméstica (Sentencia dictada por la Sección 12ª de la Audiencia Provincial de Barcelona, en fecha de 13 de julio de 2011).

2. No se considerará lícito aportar documentos para acreditar la situación económica de la otra parte, si se encontraban entre las pertenencias de su propietario en el domicilio conyugal, y no las sacó por haber tenido que salir de la vivienda en virtud de una orden de alejamiento, sin que quepa apreciar un consentimiento tácito.

3. Deberá ser reputado como prueba ilícita cualquier documento que se obtenga tras la apertura de un sobre dirigido a otra persona, aunque el que la abra sea el cónyuge/pareja sentimental.

4. Se considerará prueba ilícita la documentación/información que se obtenga mediante el acceso a teléfonos, tabletas u ordenadores privados, tengan o no clave de acceso, salvo que conste una autorización para dicho acceso.

No obstante, la jurisprudencia entiende que no hay vulneración – acceso ilícito – si se consiente que esos datos queden en la memoria de los ordenadores a sabiendas de que se va a perder el control de los mismos, al deducirse que el dueño de esos datos los deja voluntariamente a disposición de los demás (por ejemplo correos electrónicos en los discos duros de ordenador profesional una vez extinguida la relación laboral o correos eletrónicos en un ordenador familiar cuando finaliza la relación de pareja y el ordenador queda en casa, o documentos profesionales que quedaron en el ordenador familiar que se utilizaba para trabajar).

5. El artículo 6 de la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos (en adelante LOPD), prevé que el tratamiento (la aportación a un pleito lo es) de los datos personales (cualquier información sobre una persona física, aunque no sea íntima o privada) ha de contar con el consentimiento del sujeto o con otra base legal como sería la expresa petición de un Juez o Tribunal.

6. La Sentencia dictada por la Sección 12ª de la Audiencia Provincial de Barcelona, en fecha de 13 de julio de 2011, no considera lícita la aportación al proceso de documentos profesionales de la ex pareja como cartas, recibos, reclamaciones escritas, etc…, todos ellos relativos a distintos clientes del ex marido que ejercía como graduado social.

En esos documentos no sólo constaban los honorarios que les reclamaba, sino información de sus pleitos o situaciones laborales, que sin vulnerar la intimidad de los mismos, puesto que no eran datos íntimos, si iban contra el libre control y la protección de sus propios datos personales.

Dicha resolución consideró también vulnerado el artículo 4.2 de la LOPD, al utilizarse esa documentación para una finalidad distinta e incompatible con el fin original para los que fueron recogidos los datos que contenía, además de que varios de esos documentos revelaban datos médicos de los interesados (incapacidad laboral y otros), vulnerando también así el artículo 7.3 de la referida ley, que consagra una protección especial para los datos de salud

Conforme a los artículos 283.3 y 287.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, la aportación de esos documentos se declaró ilícita, sin que se pudiesen tener en cuenta en el proceso.

7. Aunque a la prueba se haya accedido lícitamente, podrá considerarse finalmente ilícita si su contenido vulnera derechos fundamentales.

En esos casos puede producirse una colisión entre el derecho a la tutela judicial efectiva de la parte que presenta la prueba, frente al derecho fundamental que haya sido afectado respecto a la parte frente a quien se presente la prueba.

8. Las grabaciones sólo serán ilícitas si las realiza un tercero, puesto que “quien entrega a otro carta recibida o quien emplea durante su conversación telefónica un aparato amplificador de la voz que permite captar aquella conversación a otras personas presentes no está violando el secreto de las comunicaciones, sin perjuicio de que estas mismas conductas, en el caso de que lo así transmitido entrase en la esfera íntima del interlocutor, pudiesen constituir atentados al derecho a la intimidad”.

Por lo tanto, aportar una prueba obtenida mediante una grabación en la que participa la parte que la aporta se considera lícito.

9. Las grabaciones, fotografía o filmaciones que se aporten al amparo del artículo 382 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, se vienen admitiendo generalmente por los tribunales, incluso sin necesidad del consentimiento del interesado, siempre que resulten pertinentes para acreditar los hechos en los que las partes motiven sus pretensiones y no supongan una vulneración de otros derechos fundamentales como pueda ser la afectación al derecho a la intimidad, que tal y como resulta de la Ley de protección al honor, la intimidad, y la propia imagen, sucede cuando la grabación se realiza en el domicilio o en cualquier otro lugar que no sea público (acceso ilícito – inadmisión de plano) o cuando el contenido de dichas grabaciones afecte a la intimidad (ofreciendo datos íntimos de salud, o sexuales o que afecten a la libertad ideológica o religiosa…).

La admisión como prueba en el proceso de esas grabaciones, fotografías o filmaciones no significa que se vayan a valorar en el sentido que pretende quien las presenta, atendiendo a la evidente desigualdad de armas que se da en las mismas entre quien no sabe que está siendo grabado y quien está “preparado para la grabación”.

10. Del mismo modo, cualquier otra prueba, incluida la documental, podrá afectar a la intimidad y al honor, en el sentido que se acaba de exponer en el punto anterior, incluso cuando el propio titular de la documentación haya sido quien haya entregado la misma a la parte que la aporte al proceso, siempre que afecte a datos íntimos, salvo que el titular de la misma hubiera permitido la difusión utilización de esa información.

11. En los procesos de familia, cuando el contenido de una prueba vulnere algún derecho fundamental (especialmente el derecho a la intimidad), previo a resolver sobre su carácter ilícito, deberá de ponerse en relación con el derecho a la tutela judicial efectiva y muy especialmente con los intereses de los menores, pudiendo llegar a ser admitida una prueba inicialmente ilícita en su contenido pero de la que se puediera conocer que la persona consume/trafica con drogas o sustancias estupefacientes o tiene material pornográfico infantil, al ser elementos que ineludiblemente deben de ser conocidos por la afectación al cuidado de los hijos menores.

 

 

Fuente del Post: Ponencia de la Ilma. Señora Rosa María Mas Piña, Magistrada del Juzgado de Primera Instancia 12 de Palma, de familia, en la VI Trobada Anual De La SCAF a Girona (Mayo 2016). Las especialidades de la prueba en los procedimientos de familia.

 

Photo Credit: Fotolia.

 

Artículos relacionados:

1. Las 6 Cosas Que No Puedes Ignorar Sobre La Prueba En Un Proceso De Familia.*
2. La Prueba Ilícita.
3. Más Sobre La Prueba Ilícita En El Derecho De Familia.
4. La Prueba Irregular, Otro Tipo De Prueba Ilícita.
5. El Contenido Que Puede Hacer Que Una Prueba Sea Ilícita.
6. Cuando La Aportación De Una Prueba Al Proceso Constituye Delito.
7. La Correcta Actuación Del Abogado En Un Juicio Ante Una Prueba Ilícita.

 

Si no te quieres perder los próximos artículos, ¡suscríbete!

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *