Oscar Cano Fuentes.

 

Trabajo con personas que se encuentran ante una ruptura de pareja, y sienten el agobio y la preocupación que genera una situación así tanto a nivel emocional, como económico y patrimonial.
 
Personas que atraviesan un momento en el que les cuesta conciliar el sueño con preguntas del tipo:
 
· ¿Podré tener el contacto suficiente con mis hijos?
 
· ¿Cómo se resentirá mi economía?
 
· ¿Qué pasará ahora con el patrimonio que tanto tiempo y esfuerzo me ha costado conseguir?
 
Encima deben soportar el desconcierto que supone que cada abogado que consultan les diga algo distinto, por no hablar de familiares, amigos y compañeros de trabajo que no dejan de hacer los pronósticos más catastrofistas y alejados de la realidad, en base a supuestos que casi nunca son ni siquiera parecidos a los suyos.
 
Soy tu mejor opción porque llevo 7 años dedicado exclusivamente al Derecho de Familia, y más de 5 años escribiendo un artículo diario en este blog.
 
Casi 2.000 artículos publicados basados en la  jurisprudencia más importante y actualizada, han convertido a esta página en un blog de referencia, siendo uno de los más valorados en el sector a nivel nacional, destacando por su claridad y concisión.
 
Difícilmente un abogado puede garantizar un resultado positivo al cien por cien en un pleito. Pero la alta especialización y el conocimiento al detalle de la jurisprudencia y los procedimientos, hacen que las posibilidades de éxito sean máximas.
 
Lo mismo sucede en la negociación de un acuerdo tras la ruptura de una pareja. El conocer a fondo la ley, como resuelven los tribunales, y las implicaciones fiscales del reparto de un patrimonio, permiten que el cliente tenga un conocimiento detallado de todo lo que está en juego y sepa realmente lo que está firmando, evitando posteriores sorpresas desagradables.
 
Te aportaré esa claridad que tanto necesitas en momentos tan delicados como el que te encuentras, y te llevaré a la solución más favorable para tus intereses. 
 
 

Colegiado en Barcelona con el número 30.241, y miembro de la Societat Catalana d’Advocats de Família (SCAF).

 

Para contactar conmigo haz click aquí