Así Estamos.

Llegas a un juicio y te encuentras con un Juez coherente, dialogante y que aplica el más puro y duro sentido común.

Lo razona todo, es flexible, permite coger un poquito de aquí y un poquito de allá, sin aferrarse al rigor formal que marca la ley, hasta lograr que la cuestión controvertida quede reducida a la mínima expresión. Incluso permite que los abogados soltemos aquello que nuestro cliente/a quiere oír aunque no venga al caso. Muestra esa paciencia a la que no está obligado a diferencia de muchos otros de sus compañeros.

A la salida. Tanto el cliente/a como su séquito acompañante (familiares, amigos, etc…) lanzan la gran pregunta: “pero entonces, ¿quién ha ganado?”, “¿pero en el fondo eso no es lo que (el otro o la otra) quería?”

¿Egos, orgullos, …? Le daré vueltas.

 

Photo Credit: Fotolia.

 

Artículos relacionados:

1. Que No Puedan Pensar Que Son Un Número.
2. Hemos De Ir Con Mala Leche.
3. Pedagogía.
4. Bajarse Los Pantalones.
5. El Objeto Del Proceso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *