Sobre Micromachismos.

La diferencia no sólo está en los sueldos, ni se acaba todo en la violencia de género. El machismo impregna prácticamente cualquier detalle del día a día, y la mayoría de ellos están indignantemente normalizados.

Por ejemplo los hombres vamos muy tranquilos a cualquier hora de la madrugada por la calle, e igual por eso no nos paramos a pensar lo que significa para una mujer.

Dejo dos interesantes vídeos sobre ejemplos de esos micromachismos.

 

 

 

 

 

Artículos relacionados:

1. El Hombre Como Víctima Del Machismo.
2. ¿Y Si Por Un Momento Le Damos La Vuelta A La Tortilla?
3. 48 Ellas y 48 Ellos.
4. La Osadía De Ser Mujer.
5. El Maltrato, Cosa De Hombres.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *