Evitar Los Sesgos Al Decidir Sobre El Traslado De Los Menores.

El trabajo Solicitud de traslado de menores en situaciones de ruptura familiar: aspectos y criterios para su adecuada valoración, publicado en la Revista de Derecho de Familia (Número 80. Julio – Septiembre 2018), señala que en la literatura científica se evidencia que algunos profesionales mantienen un sesgo de base que supone una presunción a favor o en contra del traslado de menores en situaciones de ruptura familiar.

Se resalta la importancia de que tanto jueces como psicólogos forenses sean conscientes del riesgo que conlleva dicho sesgo y se esfuercen por dejarlos de lado para poder valorar el caso individual de forma correcta y alcanzar una adecuada conclusión en su proceso de toma de decisión (Stahl, 2006).

En este sentido, Stahl (2006) adaptando al contexto de evaluación en casos de traslados los sesgos señalados por Gutheil (2004), expuso como relevantes:

a) El sesgo de género.

Es uno de los más clásicos en derecho de familia. Tanto psicólogos forenses como jueces son acusados frecuentemente de adoptar un proceso valorativo tendente a priorizar los derechos de uno u otro progenitor a causa de sus propias creencias sobre el rol de una madre o de un padre, conllevando ello que se priorice un criterio sobre otro. 

Un ejemplo lo encontramos en las valoraciones que resaltan el criterio del «cuidador primario», otorgándole un valor predominante en la decisión, lo que claramente supone apoyar y favorecer a las madres.

b) El sesgo cultural. 

Consiste en la tendencia a que la toma de decisiones se vea afectada a causa de que el evaluador base su conclusión en aspectos referidos al ámbito sociocultural de uno o ambos progenitores. 

Por ejemplo, cuando la solicitud de traslado supone que el niño podría pasar a residir en un país culturalmente muy diferente al de origen o uno que no sea firmante del Convenio de la Haya (de 1996).

c) El uso de datos específicos para justificar la creencia personal.

Se produce cuando el profesional utiliza únicamente los datos jurisprudenciales o de investigación que son coherentes con su propia creencia, sin contrastarlos con otros que resulten contradictorios.

d) El sesgo de confirmación.

Supone prestar atención únicamente a evidencias o datos presentadas en el procedimiento judicial (o derivadas de la evaluación forense) que sustenten la propia creencia e interpretar los resultados sin contraste.

e) El sesgo a favor o en contra del traslado.

Supone la tendencia a estimar que un traslado es siempre positivo o negativo para los menores y valorar el caso en función de ello.

¿Cómo evitar los sesgos?

Para evitar los sesgos en el proceso de evaluación y de toma de decisión, Stahl (2006) sugiere que es primordial reconocer que existen y aceptar que todos corremos el riesgo de que nuestras creencias nos afecten. 

En su opinión, es tarea de los profesionales, revisar sus conclusiones para valorar si han realizado su labor de forma objetiva, y en el caso de que un profesional observe que la mayoría de sus recomendaciones siempre van en una dirección, debería plantearse si presenta una presunción preconcebida o si por el contrario sus argumentaciones son adecuadas. 

Otras recomendaciones para evitar el sesgo se concretan en consultar/debatir el caso con colegas, ser «abogado del diablo» consigo mismo, formarse de forma continuada (cursos, artículos…), seguir un esquema de preguntas o recogida de información basada en datos científicos (criterios)….

Stahl (2006), considera que el profesional que realice la valoración tiene que analizar los criterios existentes en la literatura científica y los propuestos en las regulaciones jurídicas o la jurisprudencia, y realizado dicho análisis se deberían considerar las ventajas y las desventajas de una guarda exclusiva en una localidad, una guarda exclusiva en otra localidad o una guarda compartida.

En la mayoría de los casos no existen solo ventajas en permanecer con un progenitor y desventajas en permanecer con el otro, sino que ambas opciones presentan ventajas y desventajas, de forma que el evaluador debería analizar todos los pros y contras que comportan para ese menor el traslado o la permanencia en la misma localidad y plasmarlo en sus argumentaciones.

Imagen: stevepb.

Artícuos relacionados:

· Traslado De Menores En Situaciones De Ruptura Familiar. Criterios Para Su Adecuada Valoración.
· Criterios Utilizados En España Para La Adecuada Valoración Del Traslado De Menores En Situaciones De Ruptura Familiar.
· Criterios Psicológicos Utilizados Para La Adecuada Valoración Del Traslado De Menores En Situaciones De Ruptura Familiar.
· 4 Aspectos Claves Al Valorar El Traslado De Menores En Situaciones De Ruptura Familiar.
· Retención De Los Menores En Vacaciones. Delito De Sustracción.
· 4 Claves Sobre El Secuestro Internacional De Menores.

Si no te quieres perder los próximos artículos, ¡suscríbete!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.