El Abogado Total.

“Los abogados se tienen que involucrar en los asuntos del cliente. En EEUU, los clientes invitan a sus abogados hasta al cumpleaños de su hija”.

Esta frase la citaba ayer el compañero Carlos Guerrero en el post que publica a diario en su blog, destacándola junto a unas cuantas más de las mencionadas en un evento de networking al que acudió en Bilbao, junto a otros abogados que, como Carlos, tienen una visión innovadora de nuestra profesión.

Y es que efectivamente, y mucho más en los temas de familia por la parte emocional que llevan consigo, el cliente encuentra un gran alivio cuando lo “equipas” con tus conocimientos técnicos en derecho, y le aclaras sus principales dudas, preocupaciones, miedos, lo que puede pasar primero, lo que vendrá un poco más tarde, etc… Todo eso le aporta una gran seguridad en un primer momento. Pero luego, necesita sentir que el abogado se implica en lo que él vive como un problema que va a marcar su vida. Necesita sentir la cercanía del profesional. Poder disponer de él a una llamada. Sentir esa proximidad. Esa preocupación. Evitar al cliente esa sensación de soledad en un momento tan delicado.

Es la abogacía que viene. Y si no lo hacemos unos abogados lo harán otros. El cliente lo exigirá. No bastarán los conocimientos técnicos. Viene o se busca, al abogado total.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *