Adjudicación De Inmuebles Por Un Propietario y Ganancia Patrimonial En El Otro.

El artículo 33.1 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, establece que “son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos”.

El apartado 2 del mismo precepto dispone que “Se estimará que no existe alteración en la composición del patrimonio:

· En los supuestos de división de la cosa común.

· En la disolución de la sociedad de gananciales o en la extinción del régimen económico matrimonial de participación.

· En la disolución de comunidades de bienes o en los casos de separación de comuneros.

Los supuestos a los que se refiere este apartado no podrán dar lugar, en ningún caso, a la actualización de los valores de los bienes o derechos recibidos.”

Conforme con lo anterior, la disolución de una comunidad de bienes y la posterior adjudicación a cada uno de los comuneros de su correspondiente participación en la comunidad no constituye ninguna alteración en la composición de sus respectivos patrimonios que pudiera dar lugar a una ganancia o pérdida patrimonial, siempre y cuando la adjudicación se corresponda con la respectiva cuota de titularidad. En estos supuestos no se podrán actualizar los valores de los bienes o derechos recibidos, que conservarán los valores de adquisición originarios, y, a efectos de futuras transmisiones, las fechas de adquisición originarias.

Solo en el caso de que se atribuyesen a alguno de los comuneros bienes o derechos por mayor valor que el correspondiente a su cuota de titularidad, existiría una alteración patrimonial en los otros, generándose una ganancia o pérdida patrimonial.

Eso último es lo que sucede en el supuesto objeto de la consulta vinculante V2747-13 a la Secretaría de Estado de Hacienda de la Dirección General de Tributos, en la que una señora adquirió en el año 2003 el 50 por ciento indiviso de dos inmuebles, vivienda y plaza de garaje, financiando la misma con un préstamo hipotecario concertado por una cuantía superior al importe de la suma del precio de la compraventa y de los gastos y tributos inherentes a la adquisición, préstamo que, posteriormente, fue ampliado, procediendo en el año 2012 a la disolución del condominio adjudicándose al otro copropietario los inmuebles junto con el préstamo pendiente de amortizar, cuyo importe coincidía con el valor de adjudicación declarado.

La adjudicación no se correspondió con la respectiva cuota de titularidad, al ser adjudicados los inmuebles a uno de los comuneros, originando en el otro una ganancia o pérdida patrimonial, independientemente de que existiese o no una compensación en metálico.

En estos casos, el importe de esta ganancia o pérdida patrimonial vendrá determinado por la diferencia entre los valores de adquisición y de transmisión, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 34 de la ley del Impuesto, valores definidos en los artículos 35 y 36 de la la misma, para las transmisiones onerosas y lucrativas, respectivamente..

El artículo 35 establece lo siguiente:

“1. El valor de adquisición estará formado por la suma de:

a) El importe real por el que dicha adquisición se hubiera efectuado.

b) El coste de las inversiones y mejoras efectuadas en los bienes adquiridos y los gastos y tributos inherentes a la adquisición, excluidos los intereses, que hubieran sido satisfechos por el adquirente.
En las condiciones que reglamentariamente se determinen, este valor se minorará en el importe de las amortizaciones.

2. El valor de adquisición a que se refiere el apartado anterior se actualizará, exclusivamente en el caso de bienes inmuebles, mediante la aplicación de los coeficientes que se establezcan en la correspondiente Ley de Presupuestos Generales del Estado. Los coeficientes se aplicarán de la siguiente manera:

a) Sobre los importes a que se refieren los párrafos a) y b) del apartado anterior, atendiendo al año en que se hayan satisfecho.

b) Sobre las amortizaciones, atendiendo al año al que correspondan.

3. El valor de transmisión será el importe real por el que la enajenación se hubiese efectuado. De este valor se deducirán los gastos y tributos a que se refiere el párrafo b) del apartado 1 en cuanto resulten satisfechos por el transmitente.

Por importe real del valor de enajenación se tomará el efectivamente satisfecho, siempre que no resulte inferior al normal de mercado, en cuyo caso prevalecerá éste.”

Esta ganancia o pérdida patrimonial se integrará en la base imponible del ahorro en la forma prevista en el artículo 49 de la Ley del Impuesto.

 

Photo Credit: Fotolia.

 

Artículos relacionados:

1. Disolución De Vivienda En Común y Adjudicación Al Otro A Cambio De Dinero (Exceso).
2. Adjudicación De Viviendas y Actualización De Valores.
3. ¿Es Posible La División De Viviendas De Protección Oficial?
4. Dos Particularidades Sobre La Tributación De Las Transmisiones Patrimoniales Sin Exceso De Adjudicación En Régimen De Gananciales.
5. División De La Cosa Común y Excesos De Adjudicación.
6. División De La Cosa Común y Ganancia o Pérdida Patrimonial.

 

Si no te quieres perder los próximos artículos, ¡suscríbete!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.