¿Y Por Qué No Revisar Mi Sentencia De Divorcio?

En ocasiones nuestra ex pareja nos propone por la vía amistosa modificar algún aspecto de nuestra sentencia de divorcio, y nuestra reacción suele ser ponernos a la defensiva. Tendemos a pensar que hay algo que no le gusta y nos quiere llevar al huerto ahorrandose el dinero de pasar por los juzgados, o porque sabe que allí no le darán la razón.

También nos puede pasar que unos años después de nuestra separación, y haya sido ésta contenciosa o de mutuo acuerdo, tengamos más información sobre estos asuntos de la que teníamos entonces y nos demos cuenta de que algunas cosas no las hubiésemos hecho de la misma forma. No hubiésemos cerrado los mismos acuerdos, e incluso hubiéramos hecho otro tipo de propuestas a nuestra ex pareja que con toda seguridad habrían llevado a una solución mucho más ventajosa y conciliadora para todos.

Otra posibilidad es que como consecuencia del paso del tiempo desde la ruptura, hayan variado algunas circunstancias (algo muy habitual), y me pueda interesar hacer un estudio más detallado de la situación. Por ejemplo, hay convenios en los que se fija que el pago de la pensión compensatoria se realice hasta la mayoría de edad de los hijos, y puede que éstos ya estén más cerca de cumplir esa edad, temas relativos al uso del domicilio, o ahora ya tengo trabajo y en el momento del divorcio estaba parado, etc…

En cualquier caso, sea porque nos lo propongan o porque salga de nosotros mismos, puede resultar interesante sentarse con un abogado especialista en Derecho de Familia y estudiar a fondo mi sentencia de divorcio observando todos y cada uno de sus puntos. Puede que se me abran perspectivas mejores de las que podía imaginar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *