Solucionar La Hipoteca.

A menudo recibo consultas del tipo “yo lo único que quiero es solucionar la hipoteca, porque ni siquiera estamos casados, los hijos ya son mayores, y no quiero que me pague nada. Tampoco quiero quedarme a vivir en el piso.”

Ni en los casos en los que ha existido régimen matrimonial de separación de bienes (otra historia sería si hablásemos de gananciales), ni en las parejas de hecho sin previa regulación alguna, el Juez va a entrar a decidir sobre nada relacionado con la hipoteca, básicamente porque no puede hacerlo. El contrato de hipoteca es un contrato entre el banco y la pareja que va a poner fin a su relación, y si uno de los dos quiere quedar desvinculado de ese contrato hipotecario deberá ser con el consentimiento del banco. En ningún caso el Juez podrá obligar a que la entidad bancaria deje fuera de la hipoteca a uno de los dos miembros de la pareja porque ya no vaya a ser el que se quede a vivir en el piso ni por cualquier otro motivo, ni tampoco podrá obligar a pagar la letra a uno de los dos y en el caso de que no la pague a que el banco sólo pueda exigir ese pago a uno de los obligados y no al otro.

En los divorcios de mutuo acuerdo sí que se puede pactar en el convenio regulador que el que se quede con el uso de la vivienda se haga cargo de la cuota mensual de la hipoteca. Ello permitirá al otro reclamar judicialmente la totalidad del impago de ese importe (de no existir ese acuerdo sólo podría reclamar la mitad) en el caso del que se compromete a pagarlo no cumpla con su obligación. Pero en el momento en el que ninguno de los dos abone la cuota hipotecaria la entidad bancaria podrá perseguir el patrimonio de ambos con el fin de obtener el cobro mediante el embargo del de cualquiera de ellos, a pesar de que la sentencia de divorcio haya homologado el referido acuerdo recogido en el convenio regulador.

Moraleja: Sólo la entidad bancaria me podrá librar de la hipoteca, y para ello seguramente pedirá más garantías al que se quede (el pago de una parte de lo que se debe, un avalador, …).

 

 

Si no te quieres perder los próximos artículos, ¡suscríbete!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *