¿Para Quién Será El Coche Si Nos Divorciamos?

A pesar de que administrativamente el coche esté a nombre de uno de los dos y/o que la factura de la compraventa conste a nombre de ese mismo cónyuge, lo que tendrá en cuenta el Juez para atribuir a uno o a otro la titularidad del vehículo será de quien era el dinero con el que el mismo se compró.
Es decir, el coche será del cónyuge que acredite en el Juzgado que se compró con su dinero.

A falta de una prueba clara al respecto, el juzgador podrá tener en consideración aspectos como los siguientes:

a) la falta de acreditación por cualquiera de los dos de capacidad económica suficiente para la compra del vehículo en la fecha en la que se realizó la misma;

b) la falta de prueba por cualquiera de ambos de la procedencia de ese dinero de ahorros o de la ayuda de algún familiar de forma desinteresada, o a título gratuito;

c) la existencia de indicios de que no fue adquirido sólo con dinero de uno de los miembros de la pareja, sino también con la participación del otro, atendiendo al bajo nivel de ingresos del primero;

d) la poca credibilidad de la referencia por cualquiera de los dos a la percepción de ingresos no declarados, que habían dado pie al ahorro que le permitió la compraventa del vehículo.

Si a pesar de todo, el Juez tiene dudas respecto a cuál de los cónyuges pertenece el vehículo, deberá aplicar el artículo 232 – 4 del Codi Civil de Catalunya previsto para los matrimonios bajo el régimen de separación de bienes vigente, con carácter supletorio, en Catalunya, y que dispone que si la titularidad es dudosa el bien o derecho deberá atribuirse a ambos por mitades indivisas (Sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Barcelona, en fecha de 22 de febrero de 2011).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *