El Catastro No Es Determinante.

La Sentencia dictada por la Sección 4ª de la Audiencia Provincial de Barcelona en fecha de 30 de noviembre de 2017 (ECLI:ES:APB:2017:11991), señala que debe partirse del principio de titularidad formal (aquí expuesto), en el sentido de que la titularidad resulta directamente de que la finca figura como propiedad de la demandada en el Registro de la Propiedad.

Y lo anterior es así con independencia de que el demandante figure como cotitular en el Catastro, puesto que se trata de un registro de naturaleza administrativa, tal y como recuerda la Sentencia dictada por el Tribunal Supremo en fecha de 26 de mayo de 2000:

Se pretende por la entidad municipal recurrente dar a las certificaciones catastrales una fuerza probatoria de la que carecen; ya dijo la sentencia de esta Sala de 4 de noviembre de 1961 que “la inclusión de un mueble o un inmueble en un Catastro, Amillaramiento o Registro Fiscal, no pasa de constituir un indicio de que el objeto inscrito puede pertenecer a quien figura como titular de él, en dicho Registro, y lo mismo los recibos de pago de los correspondientes impuestos; y tal indicio, unido a otras pruebas, puede llevar al ánimo del Juzgador el convencimiento de que, efectivamente, la propiedad pertenece a dicho titular; pero no puede constituir por sí sola un justificante de tal dominio, ya que tal tesis conduciría a convertir a los órganos administrativos encargados de ese registro en definidores del derecho de propiedad y haría inútil la existencia de los Tribunales de justicia, cuya misión es precisamente la de declarar los derechos controvertidos”; doctrina reiterada en posteriores resoluciones como la de 2 de diciembre de 1998 según la cual “el Catastro afecta sólo a datos físicos (descripción, linderos, contenido, etc.) nada más, no sienta ninguna presunción de posesión dominical en favor de quien en él aparece propietario. Si las certificaciones catastrales no prueban la propiedad, no pasan de ser meros indicios que necesitan conjugarse con otros medios probatorios ( sentencias de esta Sala de 16 de noviembre de 1988 y 2 de marzo de 1996 y las que en ellas se citan), con más razón no pueden ser tampoco por sí mismas prueba de una posesión a título de dueño“.

Imagen: Adobe Stock.

Artículos relacionados:

· El Principio De Titularidad Formal.
· La Presunción De Donación En El Matrimonio.
· ¿Quién Debe Probar Con Qué Dinero Se Pagó El Inmueble?
· ¿De Quién Es El Coche?
· 14 Claves Sobre A Quien Pertenecen Bienes, Dinero En Cuentas, Ajuar, Coches, … Cuando Llega La Ruptura.
· División Del Coche. Acuerdo De Adjudicación.
· El Reparto De Los Bienes.

Si no te quieres perder los próximos artículos, ¡suscríbete!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *