El Artículo 1.355 Del Código Civil.

El artículo 1.355 del Código Civil (en adelante CC) señala que los cónyuges podrán, de común acuerdo, atribuir la condición de gananciales a los bienes que adquieran a título oneroso durante el matrimonio, cualquiera que sea la procedencia del precio o contraprestación y la forma y plazos en que se satisfaga.

Asimismo, si la adquisición se hiciere en forma conjunta y sin atribución de cuotas, se presumirá su voluntad favorable al carácter ganancial de tales bienes.

Se presume la ganancialidad de los bienes adquiridos por los cónyuges en forma conjunta y sin atribución de cuotas

La atribución de ganancialidad de mutuo acuerdo.

Es por ello que para la atribución de ganancialidad, el artículo 1.355.I CC exige el “mutuo acuerdo”. Es decir, el consentimiento de ambos cónyuges.

Asimismo, el artículo 1355.II del CC facilita la prueba de la existencia del convenio de atribución de ganancialidad en los casos de adquisición en forma conjunta y sin atribución de cuotas, presumiendo en ese caso la voluntad favorable de los cónyuges al carácter ganancial de los bienes. Para desvirtuar esta presunción de la voluntad común favorable a la ganancialidad no basta con probar que el precio pagado es privativo. El que esté interesado en desvirtuar la presunción deberá probar que en el momento de realizar la adquisición no existía la voluntad común de que el bien se integrara en el patrimonio ganancial.

El artículo 1.355 del CC no contempla la atribución de ganancialidad de manera unilateral, por voluntad de un solo cónyuge. La declaración del cónyuge que, al adquirir un bien en solitario, manifiesta hacerlo para su sociedad de gananciales, es coherente con la presunción de ganancialidad del artículo 1.361 del CC, que presume gananciales los bienes existentes en el matrimonio mientras no se pruebe que pertenecen privativamente a uno de los dos cónyuges, pero que por sí sola no atribuye al bien adquirido la condición de ganancial.

Ante una norma que para la atribución de ganancialidad exige el “común acuerdo” de los cónyuges (y solo presume la voluntad común favorable en casos de adquisición conjunta sin atribución de cuotas), hay que entender que si adquiere uno solo es el no adquirente quien debe probar la existencia del acuerdo, dado que constituye un hecho positivo exigido por la norma como presupuesto para la atribución de la ganancialidad.

Adquisición de inmuebles.

Si se trata de un inmueble, la manifestación del cónyuge de que el bien se adquiere para la sociedad da lugar a que el mismo se inscriba a nombre del cónyuge adquirente con esta indicación (artículo 93.4 del Reglamento Hipotecario), sin que para ello se exija demostración de que los fondos invertidos son gananciales.

Por el contrario, aunque el dinero empleado fuera privativo, la inscripción del bien adquirido como privativo del cónyuge requiere la justificación del carácter privativo del precio mediante prueba documental pública. Esta previsión expresa del artículo 95.2 del Reglamento Hipotecario es coherente con el tipo de prueba que puede apreciar el registrador de la propiedad. En consecuencia, parece razonable concluir que la condición de ganancial basada en la sola declaración del cónyuge adquirente es meramente presuntiva y el adquirente puede probar en un proceso judicial el carácter privativo de los fondos a efectos de que se declare que el bien adquirido es privativo.

Fuente del Post: Sentencia dictada por el Tribunal Supremo en fecha de 27 de mayo de 2019 (ECLI:ES:TS:2019:1591).

Artículos relacionados:

· La Atribución Voluntaria De Ganancialidad Del Artículo 1355 Del Código Civil.
· Sobre La Ganancialidad De Los Bienes.
· Desgranando El Régimen De Gananciales.
· La Acción Declarativa De Rectificación Registral.
· La Titularidad De Los Bienes Adquiridos Durante La Separación De Hecho En Régimen De Gananciales.

Si no te quieres perder los próximos artículos, ¡suscríbete!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *