Custodia Compartida y Previsión De Futuro.

En ocasiones uno de los argumentos que utiliza uno de los progenitores para intentar evitar la custodia compartida, es el vaticinio o pronóstico de que el otro no lo hará bien, no cumplirá como es debido o no será lo suficientemente responsable.

La autoridad judicial no deberá atender a ningún tipo de argumentación en esta dirección, principalmente porque la ley ya establece sistemas de seguimiento del grado de cumplimiento de las responsabilidades parentales por cada uno de los progenitores y, en cualquier caso, cualquiera de ellos podrá recabar en cualquier momento del tribunal la intervención oportuna, incluso el cambio de custodia, si realmente se concretan esas “malas vibraciones”. Pero no es un criterio de decisión válido el “por si acaso” se cumplen los malos presagios que tiene uno de los progenitores en relación al otro. No vale la guarda exclusiva preventiva.

Tampoco el hecho de que uno de los progenitores vaya a contar con la ayuda de sus padres, abuelos del menor, debe tomarse como una circunstancia negativa o peyorativa sino más bien como un elemento esencial y favorecedor del establecimiento de la custodia compartida, dado que es una garantía de que el niño va a estar bien atendido, como pasa con otros muchos niños que pasan mucho tiempo con sus abuelos a pesar de que sus padres están juntos.

Fuente del post: Sentencia de la Sección 12 de la Audiencia Provincial de Barcelona de 1 de octubre de 2013.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *