¿Amor Sin Sexo?

Leyendo este artículo parece ser cierto eso de que sobre el sexo se habla más de lo que se practica. ¿Puede la rutina acabar incluso con el sexo? Supongo que si.

No hace falta un artículo de este tipo para darse cuenta de que no todas las parejas que están mal rompen. Otras muchas se perpetúan en la infelicidad por costumbre, comodidad, el qué dirán, la economía, los hijos, la familia, la hipoteca, … Acaban como en una especie de resignación.

¿Se puede seguir hablando de amor cuando ya no hay sexo?

Obviamente el sexo no lo es todo, pero cuando desparece de forma total en una pareja que lleva un montón de años, o se folla una vez cada tres meses casi por obligación, ¿estamos ante meros compañeros de piso?, ¿amigos?, ¿o realmente se puede seguir hablando de amor? ¿Debe romperse la relación cuando ni siquiera existe la necesidad de ser infiel? Puede que estemos ante una especie de “sociedad” de dos personas que comparten gastos y se tienen un afecto de hermanos, ¿pero se puede seguir hablando de pareja o viviendo como tal en esos casos?

Es difícil que la gente se moje en estos temas con comentarios (me encantaría), pero al hilo del artículo quizás mueva a una interesante reflexión para un fin de semana de agosto.

 

Artículos relacionados:

1. La Dureza De Las Rupturas.
2. Poner Fin.
3. Un Hombro En El Que Llorar.
4. ¿Debo Separarme?
5. 10 Formas De Ayudar A Tus Hijos En Una Ruptura.

 

Si no te quieres perder los próximos artículos, ¡suscríbete!

4 Comentarios
  1. 23 agosto, 2015
  2. 24 agosto, 2015
    • 24 agosto, 2015
  3. 27 agosto, 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *