¿Uno o Dos Abogados?

Muchas parejas, antes de divorciarse, separarse, o cuando tienen la intención de poner fin a una relación, se plantean si buscar asesoramiento ambos en un solo letrado o acudir cada uno por separado a uno. Me refiero, obviamente, a aquellas situaciones en las que, de inicio, existe por ambos una disposición a llegar a un acuerdo.

Personalmente considero contrario a la deontología profesional del abogado, el hecho de que asesore a ambas partes en la configuración del convenio regulador que acompañará a la demanda de divorcio o separación, porque los puntos de vista de uno y otro miembro de la pareja pueden ser distintos y contrapuestos. En la complejidad de cualquier disolución de un vínculo entre dos personas siempre puede existir algún matiz o detalle, que perfectamente haya podido pasar desapercibido para ellos mismos y debe ser el letrado quien, haciendo correctamente su trabajo de asesoramiento les advierta de ello. .

Un ejemplo de manual, aunque pueden haber otros mucho menos visibles pero igual de relevantes, es el supuesto extremo del matrimonio en el que el marido es de una edad avanzada, pero de muy buena posición económica, y la esposa es una joven y atractiva mujer. Ambos quieren divorciarse y están de acuerdo en que él debe compensarla a ella económicamente. Pero es obvio que a cada uno de ellos daríamos un asesoramiento distinto como letrados. A ella le recomendaríamos obtener la pensión compensatoria en forma de capital y no de pensión, dado que podría perderla en el momento en el que estableciese una nueva relación, y a él que, por el mismo motivo, le convendría el pago de la compensación en forma de pensión.

¿Recibirían ambos un buen asesoramiento si fuesen juntos al mismo abogado?

 

 

Si no te quieres perder los próximos artículos, ¡suscríbete!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *