La Soledad No Es Tan Mala.

Mal fin de semana si acabas de romper, o te acaban de romper. Pero la soledad no es tan mala y nefasta como nos han querido inculcar desde pequeños. Es una de tantas de esas cosas que debemos desaprender, porque durante mucho tiempo ha sido una verdad inamovible e indiscutible, cuasi sagrada, que hoy ya no sirve. La soledad tiene ventajas y es necesaria y recomendable en muchas ocasiones (ver uno de los posts cuyo enlace dejo al final).

No se puede estar en pareja por el miedo a estar solo. No es O.k. estar celebrando estos días San Valentín bajo una filosofía semejante.

Si uno consigue ser feliz estando solo, podrá tener la certeza de que cuando elija a alguien como compañer@ de viaje no lo hará para huir de esa temida soledad sino porque realmente tiene el deseo de tener cerca a esa persona.

Además, piensa que siempre sale el sol. Por muy mal que lo estés viendo todo en este momento, podrá volver a ser todo de color de rosas. Transcribo textualmente un extracto del post, titulado “El bellísimo riesgo de amar”, que publicaba ayer en su blog Isra García:

< “¿Sí?” dijo ella. “¿Qué sucede si no funciona como tu dices?” preguntó con tono irónico. Mi respuesta: “Fácil, te buscaré allá donde estés”. Nunca más sentí la necesidad de volver a encontrarla.
Al final, lo que predije era verdad, al final.>>

Y es que siempre sale el sol.

El artículo de hoy me ha nacido de este post de Isra, y de otro que leí ayer de José María Martín García “La Soledad de San Valentín”. Os dejo los enlaces. Merecen mucho la pena.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *