¿Es Posible La Partición De Herencias Sin Previa Liquidación De Gananciales?

La liquidación extrajudicial de una sociedad de gananciales requiere el consentimiento unánime de todos los partícipes, siendo los dos cónyuges (si están vivos) o, en su defecto, los herederos del premuerto con el viudo y, si también hubiese fallecido este último sin liquidación de la sociedad, todos los herederos de uno y otro.

Se ha admitido, sin embargo, que será válida la liquidación de la sociedad por el contador designado por el premuerto con el viudo o con los herederos de este si también ha fallecido (Sentencias del Tribunal Supremo de 10 de enero de 1934, 2 de abril de 1996, Rc. 2891/1992 , 508/1999, de 8 de junio , y 164/2000 , de 25 de febrero), e incluso la Sentencia del Tribunal Supremo 301/2001, de 29 de marzo, en la línea propugnada doctrinalmente, admite que el mismo contador – partidor nombrado por ambos cónyuges pueda por sí solo realizar la liquidación de la sociedad de gananciales.

Cabrá la posibilidad de que el contador – partidor designado por ambos cónyuges practique la partición de ambas herencias sin liquidar previamente los gananciales adjudicando bienes concretos cuando, en atención a las circunstancias del caso, no se vulneren los intereses en presencia y no se produzcan alteraciones sustanciales en la integración o valoración de los lotes que deban adjudicarse a cada uno de los herederos, como en el caso de que los instituidos sean los mismos y en la misma proporción, de modo que el contador pueda proceder a repartir el caudal como si se tratase de un solo patrimonio.

En el supuesto al que se refiere la Sentencia dictada por el Tribunal Supremo en fecha de 25 de abril de 2018 (ECLI:ES:TS:2018:1507), la disolución se produjo por la muerte del esposo, falleciendo la esposa con posterioridad y habiendo facultado la misma expresamente en su testamento al albacea – contador – partidor, no solo para liquidar la sociedad de gananciales sino también para partir conjuntamente ambas herencias, dado que el contador designado por su marido había fallecido sin realizar ninguna operación, y en atención a que los bienes de su difunto marido y los suyos eran esencialmente gananciales.

Aunque los instituidos en los dos testamentos habían sido llamados en ambas herencias a las mismas cuotas (la esposa instituyó herederos por mitad a partes iguales a su hijo y a los dos nietos hijos de su hijo premuerto, y el esposo, fallecido antes que la testadora, instituyó herederos a sus dos hijos y, por sustitución, a sus descendientes), debido a que el contador solo fue designado por la esposa, resultaba precisa la intervención en la partición de los herederos del esposo al ocupar ellos el lugar del mismo y sin que hubiese conferido facultad alguna al albacea que finalmente actuó en orden a partir su herencia.

Conforme a lo anterior, la partición realizada por el contador nombrado por la esposa precisaría para su eficacia el consentimiento de los herederos de quien fue su marido.

ImagenClker-Free-Vector-Images.

Artículos relacionados:

· Partición De Herencias Sin Previa Liquidación De Gananciales.
· Partición De La Herencia. La Liquidación De La Sociedad De Gananciales Como Requisito Previo.
· Liquidación De Gananciales y Aceptación y Adjudicación De Las Herencias.
· Para Adjudicar La Herencia, Deben Liquidarse Los Gananciales.
· La Importancia De Tener Claros Los Bienes Que Componen La Herencia.

Si no te quieres perder los próximos artículos, ¡suscríbete!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.