Convenios Reguladores Detallados.

Cada convenio regulador es especial. Estamos regulando el destino de una familia y hemos de evitar el tirar de formularios y el copiar y pegar indiscriminado. Nuestro cliente lo merece. Lo que deberíamos hacer en cada ocasión es seguir todos y cada uno de los puntos que la ley indica que debe recoger un convenio regulador y empezar a redactar en base a las circunstancias y necesidades del supuesto de hecho que tengamos sobre la mesa. Ir haciendo un traje a medida para cada cliente/familia, dado que no hay dos iguales y merecen por nuestra parte ese trato especial. Hemos de ser conscientes de que realmente ahí estamos regulando sus destinos. Sus futuros.

De esta forma explicaba Inmaculada Ruz López (abogada especialista en Derecho de Familia, y actual Presidenta de la Sección de Derecho Matrimonial y de Familia del Il•liustre Col•legi d’Advocats de Barcelona (ICAB)) en un reciente curso de Derecho de Familia organizado por el ICAB, que se debía “atacar” un convenio regulador con el fin de dar la mejor atención a un cliente.

La importancia del detalle. La explicación y el detalle facilitarán las posibles ejecuciones de sentencia (por ejemplo podemos ganar mucho si detallamos bien los lugares, personas y horarios de las entregas y recogidas de los menores, cuestiones médicas, escolares, etc…), así como si dejamos constancia de las circunstancias y condicionantes que nos han llevado a los acuerdos adoptados. Motivar porque se han tomado unas decisiones y no otras y prever que si en un futuro se diesen determinadas circunstancias habría la disposición a unos u otros cambios puede facilitar que hipotéticas modificaciones de medidas no se denieguen en base a no estar suficientemente justificadas en una variación sustancial de las circunstancias.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *